Pasar al contenido principal

Estufas de pellets: ¿merecen la pena?

pellets

Acabamos de estrenar el mes de diciembre, lo que significa que la Navidad cada vez está más cerca y también que los días se vuelven aún más oscuros y fríos. Y con el precio de la electricidad y los combustibles como el gasoil y la gasolina por las nubes, elegir un sistema de calefacción que no implique un gran gasto para calentar la casa se ha vuelto complicado. Una alternativa cada vez más demandada para lograrlo son las estufas de pellets.

¿Que son los pellets?

Para el que no lo conozca todavía, los pellets son un combustible de madera compactada que sirve para alimentar a estufas y calderas. Es considerado como un combustible ecológico, ya que procede de los residuos de la madera. A través de las estufas y calderas, es posible conseguir calentar diferentes estancias y también agua caliente sanitaria. Se pueden instalar en prácticamente cualquier lugar, aunque están pensadas principalmente para viviendas de tipo unifamiliar y adosadas.

Las ventajas de las estufas de pellets

La principal pregunta es si realmente existe un ahorro con respecto a otros sistemas de calefacción. Y lo cierto es que todo depende de con cuáles los comparemos. Por ejemplo, en comparación con una caldera que funcione con gasoil el gasto suele ser inferior. Sin embargo, otros sistemas como la geotermia o la aerotermia gastan menos, aunque requieren una inversión inicial mucho más elevada.

En cuanto a sus principales ventajas, destacan las siguientes:

  • El precio de los pellets suele ser más estable que el de otros combustibles.

  • Es energía limpia y verde.

  • No producen olores ni riesgos de explosión.

  • No presentan riesgos para la salud.

  • Tiene un gran poder calorífico.

  • Ocupa menos espacio y produce menos ceniza que la leña.

¿Cuáles son sus inconvenientes?

Por otro lado, no todo son ventajas. Primero, porque existen ciertos requisitos como contar de forma obligatoria con una salida de humo y una conexión a la red eléctrica. Además, en comparación con otros sistemas de calefacción ocupan más espacio. De hecho, este suele ser su principal punto negativo: es necesario contar con bastante espacio para almacenar el combustible.

Por otro lado, cada día hay que cargar la estufa varias veces de pellets si no se cuenta con una tolva de combustible. Y requieren de cierto trabajo de mantenimiento en cuanto a la limpieza, siendo obligatorio retirar las cenizas provocadas por la combustión cada día.

¿Qué te ha parecido?

Añadir nuevo comentario

Texto sin formato

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
  • Las direcciones de correos electrónicos y páginas web se convierten en enlaces automáticamente.
CAPTCHA Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
1 + 4 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.

Comentarios Recientes